Villamercedino

Capítulo 1 - El Diseño: Conceptos y Definiciones

El primer capítulo de la materia se ocupará de algunas definiciones que se han intentado sobre el concepto diseño.
Conoceremos lo que sobre el témino han escrito teóricos nacionales y extranjeros.

Intentaremos realizar una síntesis comparativa de las definiciones y conceptualizaciones que se han construido sobre el término “diseño”. Vamos a abordar textos de Jorge Frascara, Norberto Chávez, Guillermo González Ruiz, Eduardo López y del ámbito internacional e histórico en el estudio de la disciplina: Robert Scott.

Dejaremos para un estudio detallado, y por lo tanto abordado de manera individual, el trabajo de Juan Acha, teórico peruano que desarrolló su tarea como teórico en la segunda mitad del siglo pasado desde la Universidad Nacional de México, y que aportó una mirada latinoamericana a una actividad que se desarrollaba y se pensaba y se intentaba imponer desde Europa.

 

En esta presentación se puede tener una aproximación alos textos que abordaremos

 

Qué es el Diseño

Robert Gillam Scott – Fundamentos del Diseño

En este trabajo publicado en 1950, Scott asegura que “Diseñar es un acto humano fundamental: diseñamos toda vez que hacemos algo por una razón definida. Ello significa que casi todas nuestras actividades tienen algo de diseño: lavar platos, lle­var una contabilidad o pintar un cuadro”, y adelanta “una definición formal: diseño es toda acción creadora que cumple su finalidad. Ahora bien, las de­finiciones formales son muy engañosas. La que hemos ofrecido pa­rece explicar algo, pero, en realidad, sólo nos plantea dos proble­mas: (1) ¿Cómo distinguimos un acto creador? y (2) ¿Cómo es­tablecemos si logra su finalidad o no? Debemos comprender am­bas cuestiones antes de saber qué es el diseño.”

La creación satisface las necesidades humanas

Bien, pues, ¿cómo distinguimos un acto creador? Como dije an­tes, produce algo nuevo. Pero con ello sólo hemos resuelto un as­pecto superficial del problema. La creación no existe en el vacío, forma parte de un esquema humano, personal y social. Hacemos algo porque lo necesitamos, esto es, si somos creadores. Es ésta la única elección que cabe en la vida: o limitamos nuestros deseos y necesidades para adaptarnos a lo que las circunstancias nos ofre­cen, o bien utilizamos toda nuestra imaginación, conocimiento y habilidad para crear algo que responda a dichas necesidades. Co­mo individuos, hacemos tal elección en forma independiente, y, como grupo social, en conjunto. Todo lo que usamos —ropas, ca­sas; ciudades, carreteras, herramientas, maquinarias, etc.— se in­ventó para llenar alguna necesidad.

Hasta ahora, no me he referido más que a nuestras necesidades materiales, pero ellas no son las únicas. Deseamos, además, mu­chísimas "cosas": felicidad, alegría y afecto, por ejemplo. Nuestras necesidades son de orden espiritual y emocional tanto como ma­terial. ¿Y qué tiene que ver la creación con este tipo de necesi­dad? Supongamos que contemplamos uno de esos objetos útiles a que acabo de referirme, por ejemplo, un jarrón griego. Es proba­ble que lo consideremos una pieza de museo y olvidemos que alguna vez resultó útil, pero así fue. Se diseñaban jarrones de dis­tintas formas para usos tan variados como beber vino y contener las cenizas funerarias. La fabricación y la venta de cerámica cons­tituyeron una importante industria ateniense.

Crear significa hacer algo nuevo a causa de alguna necesidad humana: personal o de origen social. Al referirme a las necesida­des, puedo haber dado la impresión de que existe una clara divi­sión entre las llamadas materiales y las que denominamos no ma­teriales. Lo que hemos visto con respecto a la cerámica griega de­muestra que tal simplificación es falsa. Las necesidades humanas son siempre complejas.

Abordaremos ahora el segundo problema planteado en nuestra definición inicial: ¿cómo podemos establecer si un diseño cumple su finalidad?  la mejor mane­ra de lograrlo es analizar lo que ocurre cuando diseñamos.

Por ejemplo, queremos diseñar una silla. En primer lugar, debe existir un motivo que nos impulse a ello. Tenemos algunas ideas propias sobre los requisitos anatómicos que debe llenar una silla y pensamos que todos los diseños existentes son malos. Queremos intentar una nueva manera de utilizar la madera terciada, un plás­tico o un nuevo tipo de juntura. Quizá nos ha contratado un fa­bricante que desea producir un tipo nuevo y barato de sillas. Po­dría proseguir, pero creo que la idea ya está clara: sin un motivo no hay diseño.

Causa Primera

En el motivo, cualquiera que sea, volvemos a encontrar la ne­cesidad humana. Desde ahora en adelante, la llamaremos causa primera, aquella sin la cual no habría diseño.

Causa Formal

Antes de seguir adelante —quizás aún an­tes de llegar a este punto— debemos comenzar a imaginar cómo será la silla, y ésta empieza a adquirir forma en nuestra mente. Es probable que tomemos lápiz y papel y garrapateemos para ayu­darnos a pensar. Vemos su forma preliminar, tenemos una idea acerca de los materiales que hemos de emplear, imaginamos ma­neras de ensamblarlos. Este proceso constituye la causa formal.

Causa Material

En el diseño de nuestra silla, hemos alcanzado la etapa en la que visualizamos su forma. Pero el dibujo no es la silla; simple­mente representa una idea que se realizará en madera, en metal u otro material cualquiera. No es factible imaginar una forma real si no es en algún material, ya que no puede existir aparte de éste. Tal es la causa material del diseño.

Causa Técnica

Puesto que parte de la naturaleza de los materiales es la mane­ra en que podemos darles forma, lo que hemos dicho acerca de ellos también es válido para las técnicas. Tal es la causa técnica del diseño.

Estas cuatro causas están siempre presentes cuando diseñamos. En realidad, lo que hacemos constituye precisamente nuestra solu­ción a los problemas que ellas nos plantean. De modo que ahora estamos en condiciones de saber si una creación logra o no su fi­nalidad. La respuesta depende de la correspondencia de tales re­laciones causales. Si la forma creada satisface la causa primera, si se expresa a través de materiales apropiados, si éstos están bien tratados y, por fin, si la totalidad se realiza con economía y ele­gancia, podremos afirmar que es un diseño, y un buen diseño.

El Diseño

Norberto Chávez – Arte aplicada o técnica de la comunicación: dos vertientes en la práctica del diseño gráfico

El diseño aparece históricamente como la segunda síntesis entre industria y cultura, entre el universo productivo y el simbólico.

En su acepción más dura, el Diseño consiste en una inter­vención no sólo en todos los planos de definición del objeto sino, y especialmente, en el modo como se articulan. En este sentido, el Diseño reinstaura en la era de la producción in­dustrial la síntesis propia de la artesanía primitiva.

Para el Diseño, su desiderátum es la forma sincrética, o sea una forma que responde simultáneamente a varios códi­gos (el paraguas, el ánfora). La forma tecnológica (construc­ción), la forma ergonómica (uso), la forma simbólica (iden­tificación) y la forma estética (sensación) coinciden.

El segundo gran ciclo industrial, el de mediados del siglo XX, apela al Diseño como un medio de producción indispensable para lograr el éxito de su proyecto: esencialmente "la producción para el consumo", entendida ya como "produc­ción del consumo". El Diseño se transforma de utopía cultural en técnica de la producción industrial en el mercado de la oferta. Se trata de una migración del humanismo hacia el marketing.

En una primera y superficial mirada, el Diseño Gráfico es un trabajo de enriquecimiento del men­saje básico mediante:

  • la manipulación de los textos: distorsión, decoración, “iconización” de la tipografía, etcétera;
  • la incorporación de elementos ilustrativos o decorativos: alegorías, iconos alusivos al tema, complementos gráficos abstractos, etcétera; la diagramación inusual, imaginativa, de la pieza: transgre­siones al orden de lectura, alteración de la posición de los textos, tratamiento compositivo pictórico de las masas es­critas o icónicas, etcétera.

En su totalidad, estas operaciones tienen por objetivos:

  • un refuerzo de los contenidos semánticos del mensaje por complementación o redundancia,
  • una enfatización de la función vocativa mediante el recur­so de la transgresión,
  • una valorización estética de la pieza mediante la inclusión de elementos extrapolados generalmente de las artes plás­ticas.

Estos recursos no son exclusivos de esta tendencia pero sí lo es su aplicación conjunta como condición sine qua non del trabajo de diseño.

El Diseño Gráfico como técnica de comunicación

En todas sus especializaciones, el Diseño es la expresión más alusiva de la cultura de la industria. Su núcleo concep­tual, la prefiguración, es de naturaleza esencialmente indus­trial, y su función específica, semiótica y estética devela y de­sarrolla la dimensión cultural de la producción. Por lo cual, el Diseño aparece como la primera manifes­tación histórica de planificación consciente de lo simbólico.

Esta característica estructural determina el tipo de meca­nismo productivo, es decir el tipo de procesos mentales que conducen a la prefiguración de las piezas. El Diseño es una de las ramas del planeamiento de la producción y como tal es un proceso específicamente con­ceptual y racional. El enfoque del Diseño de cualquier tema de comunicación gráfica parte, aun en los casos de menor complejidad y máxima estandarización, de una reconsideración global del tema y del conjunto de variables que inciden en el hecho comunicacional del caso: actores, códigos, condiciones de lectura, grado de innovación requerida, posibilidad de optimización de estándares previos, etcétera.

El Diseño implica los siguientes rasgos diferenciales:

  • dominio del conjunto de dimensiones del problema (semiótico, cultural sociológico, funcional, económico, etc.).
  • Enfoque de la creatividad como capacidad de solución global y no como mera innovación formal.
  • Manejo de múltiples lenguajes formales y despersonaliza­ción total del estilo.
  • Dominio de los aspectos sistémicos de la comunicación.

Este predominio de la actividad analítica no está en fun­ción del grado de complejidad o estandarización del tema. Dicho enfoque es válido incluso en el caso que conduzca a la confirmación de la pertinencia de los modelos convenciona­les preexistentes.

Diseño. Otras voces, otros ámbitos

Eduardo López

En su texto, López desarrolla un análisis sobre los orígenes y funciones que ha adoptado la práctica del diseño.  Asegura que “el diseño nace de la utopía, ligado a las vanguardias estéticas de comienzos del siglo XX, pasó por la etapa funcionalista y derivó en instrumento del consumo. Desde la disciplina ¿hay alguna posibilidad de reflexión sobre lo sucedido?”.

“No se trataría de una reflexión teórica independiente de la actividad proyectual, sino en su seno mismo, como una vuelta al carácter utópico del diseño en su etapa fundacional. Habría algunas actitudes conceptuales posibles (y sus combinatorias) para el desarrollo de un proyecto en dirección de la superación o la crítica al modelo global, consumista, y una propuesta de identidad o particularidad”.

Diseño Gráfico, Una Definición del área.

Jorge Frascara – Diseño Gráfico y Comunicación

El significado del término«diseño gráfico» está sujeto a una larga serie de interpretaciones. La palabra «diseño» se usará para referirse al proceso de programar, proyectar, coordinar, seleccionar y organizar una serie de factores y elementos con miras a la realización de objetos destinados a producir comunicaciones visuales. La palabra «diseño» se usará también en relación con los objetos creados por esa actividad.
El verbo «diseñar» se usará en relación con el proceso mencionado y no como sinónimo de dibujar, aunque esta acción pueda a veces ser parte de ese proceso.
La palabra «gráfico» califica a la palabra «diseño», y la relaciona con la producción de objetos visuales destinados a comunicar mensajes específicos.

Entonces, «gráfico» no significa dibujos, grabados, figuras, grafismos ni ornamentos, como puede ser el caso en otros contextos. Las dos palabras juntas: «diseño gráfico», desbordan la suma de sus significados individuales y pasan a ser el nombre de una profesión. En función de proponer una definición inicial, se podría decir que el diseño gráfico, visto como actividad, es la acción de concebir, programar, proyectar y realizar comunicaciones visuales, producidas en general por medios industriales y destinadas a transmitir mensajes específicos a grupos determinados.
Un diseño gráfico es un objeto creado por esa actividad.

El Diseñador Gráfico y comunicación

El diseñador gráfico trabaja en la interpretación, el ordenamiento y la presentación visual de mensajes.

El diseñador gráfico es un especialista en comunicaciones visuales y su trabajo se relaciona con todos los pasos del proceso comunicacional, en cuyo contexto, la acción de crear un objeto visual es sólo un aspecto de ese proceso. Este proceso incluye
los siguientes aspectos:

I. Definición del problema
2. Determinación de objetivos
3. Concepción de estrategia comunicacional
4. Visualización
5. Programación de producción
6. Supervisión de producción
7. Evaluación

Estos aspectos del proceso requieren del diseñador conocimiento íntimo de las siguientes áreas:

I. Lenguaje visual
2. Comunicación
3. Percepción visual
4. Administración de recursos
5. Tecnología
6. Medios
7. Técnicas de evaluación

Diseñador Gráfico y diseño de comunicación visual

Es necesario reconocer que el título «diseñador gráfico» ha contribuido a la vaguedad que sufre el entendimiento de la profesión. A pesar de ser mejor que «artista gráfico» y mucho más apropiado que «artista», el título todavía hace un énfasis desmedido en lo gráfico-físico y desatiende el aspecto más esencial de la profesión, que no es el de crear formas, sino el de crear comunicaciones.  Es por este motivo que si bien el término «diseñador gráfico» es la denominación más aceptada para la profesión, el título más apropiado y descriptivo es «diseñador de comunicación visual», ya que en este caso están presentes los tres elementos necesarios para definir una actividad: un método: diseño; un objetivo: comunicación; y un campo: lo visual.
El diseñador gráfico es el profesional que mediante un método específico (diseño), construye mensajes (comunicación), con medios visuales.

La razón de ser una pieza de diseño gráfico

Toda pieza de comunicación visual nace de la necesidad de trasmitir un mensaje específico; en otras palabras, se crea porque alguien quiere comunicar algo a alguien. Esta es una de las razones por las que no es posible juzgar a una pieza de diseño gráfico sólo sobre la base de su sofisticación visual.

La Creación Proyectual

Guillermo González Ruiz – Estudio de Diseño.

El pensamiento científico del Diseño

Una cierta crítica suele situar los disensos y las controversias sobre el discurso del Diseño en la confrontación de dos posturas que suelen descalificarse mutuamente. Según Enric Satué, un extremo estaría representado por una concepción acientífica, subjetiva y expresiva, y el otro, por una interpretación científica, objetiva y racionalista. Entre un Diseño sensible y otro conceptual, entre uno formalista y otro funcionalista, entre uno humanista y otro tecnicista.

“La ciencia no provee la verdad absoluta”, decía Asimov. “ La ciencia es la manera de mejorar nuestra comprensión de la naturaleza. Es un sistema para probar nuestros conocimientos enfrentándose al universo para verificar si encajan. Esto funciona no solamente para los aspectos comunes de la ciencia sino para toda la vida”.

La Epistemología verifica que la división existente entre ciencia pura por un lado y tecnología - entendida como aplicación de los conocimientos científicos - por otro, es meramente teórica, puesto que en la realidad el límite se desdibuja. . La ciencia pura procura la explicación y descripción de los fenómenos. La tecnología ofrece un conjunto de instrucciones que permiten resolver problemas tácticos. Comprende explicaciones y formulaciones - en nuestro caso sobre Diseño - que se interrelacionan de manera constante.

Una de las virtudes del razonamiento reside precisamente en su capacidad de brindar conclusiones de cuya verdad no se posee certeza previa. Las fuentes epistemológicas son las que se encargan de proponemos el razonamiento deductivo, que, como veremos, es el conjunto de proposiciones que se presentan como garantía de las conclusiones.

Es interesante recapitular sobre algunos ejemplos expuestos por Charles Sanders Peirce para explicar los conceptos de argumento deductivo, inductivo y abductivo.
Argumento Deductivo: Las premisas son las siguientes:
- Todos los porotos de esta bolsa son blancos
- Estos porotos provienen de esta bolsa
y la conclusión es evidente (modo de expresar la certeza absoluta)
- Estos porotos son blancos.
Argumento Inductivo: Premisas: - Estos porotos provienen de esta bolsa
- Estos porotos son blancos
Conclusión: - Todos los porotos de esta bolsa son blancos.
Argumento Abductivo: premisas: - Todos los porotos de esta bolsa son blancos
- Estos porotos son blancos
conclusión: - Estos porotos provienen de esta bolsa.

 

Proyecto es el plan para la ejecución de una obra u operación. Diseño es el plan destinado exclusivamente a la configuración de una obra de carácter formal, a una forma visual o audiovisual, bidimensional o tridimensional.

Por ejemplo, el proceso destinado a planificar nuevos métodos de organización productiva en una planta industrial, es un proyecto pero no un diseño, porque su resultado no es una forma visual. Proyecto involucra a Diseño. Diseño es un proyecto en el cual el  producto resultante es una forma visible y tangible.

El término diseño no denomina entonces al objeto emergente de la actividad proyectual - una ciudad, una escuela, una vajilla, una tela, un afiche, un film - sino al proceso conducente hacia esos objetos, entendiendo por objeto a toda cosa creada por el hombre. Diseño no es la expresión final de una forma visible, sino el proceso de creación y elaboración por medio del cual el diseñador traduce un propósito en una forma.

Habíamos dicho antes que lo que determina al Diseño es primero la existencia de un problema a resolver, de un fin, de una intención, de un propósito; y segundo, el proceso de concepción, el plan mental, el programa para llegar a una solución.

Diseño es en síntesis una estrategia y una táctica de la mente que se moviliza desde que se inicia la decisión de gestar un objeto útil hasta que se logra su concreción final, atravesando todos los pasos o instancias requeridas para lograr una forma que cumpla su propósito, una forma que funcione. Como dice Juan Bautista Lamarck, “la forma sigue a la función”. O mejor aún, como lo expresa Wright, “la forma y la función son una”.

Diseño como ciencia de lo artificial

Una perspectiva original ha sido planteada por el matemático, economista e investigador Herbert Simón, del Instituto de Tecnología de Masachussets (MIT), para quien la Ingeniería, la Medicina, los negocios, la Arquitectura, el Diseño Industrial y el Arte visual, no se ocupan de cómo son las cosas sino de cómo podrían ser. En resumen, del Diseño o proyecto. Para Simón la posibilidad de crear una ciencia del Diseño es equivalente a crear una ciencia de lo artificial —del artificio— que trata sobre fenómenos del mundo creado por el hombre, opuesta a la ciencia de lo natural que trata sobre los fenómenos regidos por las leyes naturales, como las físicas o las químicas. Según su interpretación, el ingeniero, el arquitecto y el economista se conectan entre sí porque se preocupan de cómo debieran ser las cosas para conseguir determinados fines y para funcionar.

El término diseño en la tesis de Simón tiene una extensión muy vasta y personal. Para él los ingenieros (sic) no son los únicos diseñadores profesionales. Diseña todo aquel que concibe actos destinados a transformar situaciones existentes en otras nuevas. La actividad intelectual que produce artefactos materiales no es fundamentalmente diferente de la que receta medicamentos para un paciente o imagina un plan de ventas para una empresa.

Propósito y fin del Diseño

Si diseñar implica supeditar la creación de formas a un propósito, el propósito del Diseño es siempre responder a una necesidad del hombre. Su verdadera dimensión y su rol social los adquiere al dar una respuesta formal a una función, es decir al modo de acción en virtud del cual un objeto cumple la finalidad para la cual ha sido creado.

La razón de ser necesario o útil es inherente al Diseño; es una razón intrínseca, estructural, esencial.

El Diseño en cuanto fenómeno establece la correspondencia entre un estado de necesidad y un objeto de necesidad.

Al situarse en ese punto neurálgico emerge como fenómeno social total.

Ese estado de necesidad está compuesto por dos tipos de menesteres: los materiales y los no materiales.

Podemos categorizar las necesidades materiales y no materiales de satisfacción en cuatro niveles, sí bien cada contexto social debiera establecerlas en forma o correspondencia con su respectiva realidad:

a. Necesidades reales, básicas y prioritarias.

b. Necesidades reales de bienestar y confort.

c. Necesidades aparentes o creadas.

d. Necesidades inadecuadas (de ostentación, de lujo, de figuración, de dominio).

Dentro de estos cuatro niveles el Diseño actúa en la proyectación de los objetos que corresponden a los dos  primeros.

"El lujo no es un problema de Diseño”.

En este orden de ideas, Diseño es la ciencia proyectual que responde mediante formas a las necesidades ambientales del hombre. Es una de las ciencias destinadas al mejoramiento del hombre en su medio ambiente, entendiendo a éste como el medio físico y socio cultural creado por aquel.

 

Trabajo Práctico

Qué es el diseño, ah?

Objetivos:

Reflexionar sobre el concepto “Diseño”. Y los pre-conceptos que están presentes en el imaginario colectivo.

Lograr síntesis conceptuales (es decir: recortes).

Abordar el traslado de esos conceptos al lenguaje visual.

Material provisto:

Qué es el Diseño
La Creación Proyectual
El Diseño
Diseño Gráfico, Una Definición del área

Diseño: Otras voces, otros ámbitos. Eduardo Lopez

Metodología:

1-    Leer los apuntes proporcionados por la cátedra;

2-    extraer conclusiones sobe las distintas conceptualizaciones que hacen los diferentes autores;

3-    reflexionar sobre ellas, analizarlas, encontrar aspectos en los que se acuerde y puntos de desacuerdo;

4-    vincular las diferentes posturas de los distintos autores;

5-    realizar una pieza gráfica con características de Infografía/lámina/mapa o red conceptual en donde puedan visualizarse de manera gráfica los conceptos y sus vinculaciones.

 

Características de la pieza gráfica:

Tamaño: A3 - Collage

Modalidad: Taller. Realización en clase 

appsite Está seguro de solicitar la versión de escritorio?